"Dejen a la chicas ser lo que quieren ser"

La nueva presidenta de la Asociación de Escuelas de Niñas, Jane Prescott, es cautelosa con respecto a las reglas escolares; pero apasionada por la educación diferenciada.



Jane Prescott tiene un mantra que cree que le ha servido bien a lo largo de su carrera como directora: "Las reglas son para la guía de los sabios y la obediencia de los tontos. Debes tener cuidado con las reglas que tienes: que sean apropiadas, que todos entiendan la razón que hay detrás".


Para Prescott, los enfoques excesivamente prescriptivos de la disciplina pueden parecer contradictorios. Como directora de Portsmouth High School, y nueva presidenta de la Asociación de Escuelas de Niñas (GSA), un organismo líder que representa a las escuelas privadas para niñas en el Reino Unido, se ha pronunciado en la defensa de la tecnología, alabando el uso de teléfonos móviles en clase, en un momento en que muchas escuelas imponen prohibiciones generales. Defiende la necesidad de dejar de "demonizar" los teléfonos móviles y, en cambio, enseñar a los alumnos los conceptos básicos del uso responsable. Adopta un enfoque similar a los uniformes, argumentando que las escuelas que imponen un código de vestimenta corporativo, no tienen en cuenta la gama de carreras que sus alumnos podrían seguir. "No insisto en que las chicas se recojan el pelo, y algunas veces tengo chicas muy artistas, que quieren teñir su cabello de un color interesante", dice.

“Están expresando su creatividad: aquellas que tienden a querer tener el cabello de colores brillantes suelen ser las más artísticas. Es probable que sigan carreras en la industria de la moda o en los medios de comunicación, donde van a ser mucho más extravagante en la forma de presentarse.


Sin embargo, tiene cuidado de no condenar a las escuelas estatales que imponen reglas más estrictas. “No puedo comentar cómo es enseñar en otras escuelas, estatales o independientes: todas tendrán sus características únicas, y para algunas escuelas, es mejor que tengan los sistemas y las reglas y regulaciones que tienen. Pero no es solo porque se trata de una escuela para niñas, sino que creo que se trata de un elemento de confianza”. Reconoce que una escuela privada para niñas, con clases más pequeñas, puede ofrecer un "ambiente un poco más relajado". Recientemente, cuando dirigió una clase de tecnología de alimentos con niñas de siete años, las alumnas usaron sus teléfonos para investigar recetas. Pero, señala, tenía un tamaño de clase fácilmente manejable de once alumnas.


Tiene una visión clara sobre lo que debería ser la educación: preparar a los alumnos para convertirse en "ciudadanos globales", y habla apasionadamente de la importancia del aprendizaje al aire libre, citando tanto la escuela forestal como la escuela de playa que tienen en Portsmouth. Además, considera que las escuelas no deben priorizar los resultados de los exámenes a expensas de una educación amplia.


Sin embargo, aunque la enseñanza es obviamente su vocación, no encontró fáciles sus primeros años en la profesión. No fue hasta que empezó a enseñar en las escuelas de GSA que no pudo sumergirse completamente en el aula. "Realmente encontré mi pasión, me encantaba enseñar en esas escuelas, porque sentí por primera vez que estaba enseñando, que me estaban dando la oportunidad de transmitir mi amor por mi materia. Podría involucrarme en muchos aspectos de la vida escolar, como el Premio Duque de Edimburgo, muchos viajes y visitas con niños, especialmente el trabajo de campo ".


Parte de lo que encontró desafiante en su experiencia previa en el aula no solo fueron los cambios en el sistema de exámenes, sino el gran tamaño de muchas escuelas modernas e integrales. Para Prescott "las escuelas se estaban haciendo más grandes" y ha disfrutado de las formas en que las escuelas GSA representan "el tipo de lugar donde todos se conocen, todos son muy accesibles, porque nadie es desconocido".


Libre de roles de género


Prescott también señala que, en el caso de las escuelas de un solo sexo, las niñas pueden estar libres de la presión para ajustarse a los roles de género, algo de lo que ella misma se benefició como alumna en una escuela primaria de niñas. Su hermana se convirtió en doctora y dice que nunca tuvo la sensación de que las matemáticas o las ciencias fueran para los niños cuando eran jóvenes. No fue solo su escuela lo que la alentó a tener una mente abierta sobre su vida. "Mi madre trabajaba y nunca sugirió que lo que yo podría hacer en el mundo del trabajo sería temporal, porque tendría hijos y lo dejaría y así sucesivamente", recuerda Prescott. Ahora quiere que sus alumnas se beneficien de la misma actitud. “No hay estereotipos [en la escuela secundaria de Portsmouth] como te puedes encontrar en otros lugares: las chicas pueden ser quienes quieren ser, y no creo que consideren las asignaturas como de hombres o de mujeres. Están tan entusiasmadas con el inglés y el arte como lo están con la ciencia y las matemáticas ". "También es importante que no todos seamos feministas de línea dura, ya que es un mundo mixto en el que vivimos y operamos", agrega.


“Se trata de tener oportunidades equitativas y justas: ninguna mujer querría conseguir un trabajo solo porque sea mujer. Desea obtenerlo en los mismos términos que todos los demás, y ser juzgada y valorada en igualdad de condiciones. Creo que en las escuelas de niñas somos muy buenas para alcanzar ese punto, se trata de tus fortalezas y talentos ".

Prescott dice que algunos de los ejemplos más inspiradores de modelos femeninos para sus alumnas han sido algunos de los padres, citando a una madre soltera que estableció una organización benéfica para personas sin hogar junto con su carrera legal. Está interesada en que las niñas en las escuelas de GSA sigan su propio camino y obtengan una educación amplia. Prescott es inflexible en que las alumnas de GSA no deberían considerar ninguna ambición fuera de su alcance.

Extracto de la entrevista de Catherine Lough en TES. 2 de febrero de 2020

¿QUIERES ESTAR AL DÍA?

Recibe novedades mensuales de Be.Different

  • Negro del icono de YouTube
  • Twitter
  • Instagram

© Be.Different 2020