top of page

Escuelas diferenciadas por sexo ante el "transgénero"

Durante demasiado tiempo, algunos maestros y escuelas han estado improvisando sobre la marcha cuando se les ha presentado el desafío de acomodar a los niños identificados como transgénero. O eso, o han subcontratado su decisión a Stonewall u otros proveedores externos. La orientación prometida por el Departamento de Educación (DfE) de Inglaterra, se está demorando. Lo último que se ha establecido asegura a las escuelas de un solo sexo que, de hecho, pueden seguir siendo de un solo sexo.


Las reglas en torno a tales escuelas siempre han permitido cierta discreción. Una escuela de niños, por ejemplo, podría admitir a una niña en el sexto grado si la escuela local de niñas no le ofrece la combinación deseada de materias de nivel A. Pero nadie se imagina que una niña cambiara de sexo para hacerlo. Su admisión sería una 'circunstancia excepcional', y la escuela mantendría su estatus de un solo sexo. También tendría que contar con instalaciones apropiadas para ella.


Pero los alumnos identificados como transgénero, del sexo opuesto, presentan un desafío muy diferente. Es poco probable que quieran ser seleccionados para recibir un trato especial en, por ejemplo, deportes, vestuarios y baños. Sin duda, se presionaría a la escuela para que los incluya, y las otras niñas correrían el riesgo de verse privados de su derecho a actividades e instalaciones de un solo sexo.


Dichos alumnos también presentan un desafío para todo el concepto de educación diferenciada. Si el sexo único tiene significado, debe significar eso; no de un solo género, sea cual sea el género. Porque admitir niños del sexo opuesto no es un juego de suma cero. Si los niños varones son admitidos en las escuelas de niñas, las niñas que querían una educación separada por sexos pierden.


Por supuesto, los niños que luchan con 'angustia de género' (un término mucho mejor que disforia de género, en mi opinión) no deberían ser excluidos de las escuelas de un solo sexo designadas para su propio sexo. Los niños luchan con muchas cosas durante la adolescencia, y el género es solo una de ellas. Necesitan cuidados y apoyo, pero apoyo en un marco que tiene unos cimientos sólidos: la realidad del sexo biológico.


Si a los niños no se les hubieran hecho promesas de que podrían cambiar su sexo y ser tratados como su sexo preferido a todos los efectos, entonces nada de esto sería un problema. Pero el concepto de identidad de género ha echado raíces en nuestra sociedad. No hay pruebas de que exista y las afirmaciones no se pueden falsificar ni probar. Es simplemente una afirmación de sentimientos. No sólo eso, es un concepto innecesario. Soy transexual – como adulto, pasé por un proceso de reasignación de género que involucró terapia hormonal y cirugía – pero no reivindico una identidad de género.


Necesitamos ser honestos como individuos y con la sociedad: ser transexual no significa que una persona cambie de sexo. Esto es lo que las escuelas deben entender, y parece que la orientación del DfE se inclina en esa dirección.


Sin duda habrá gritos de protesta cuando se publique la guía. Posiblemente ya ha habido rechazo dentro de Whitehall, dado que se nos había prometido que esta guía se publicaría antes del período de verano. Pero los críticos no deben impedir que las escuelas reciban orientación que nos asegure que estamos haciendo lo correcto cuando defendemos la verdad que siempre hemos sabido. Los niños son hombres y las niñas son mujeres. Hay diferencia entre hombre y mujer, y esa diferencia importa.


 

Fuente: Has the single sex trans school conundrum finally been resolved?, 18 de abril de 2023. Debbie Hayton es profesora y periodista en The Spectator.

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page