Una opción necesaria

Los programas de un solo sexo en las escuelas públicas (de Estados Unidos) son legales. La ley de equidad del Título IX de 1972 ampara explícitamente a las escuelas diferenciadas, y las regulaciones del Título IX permiten programas para un solo sexo en las escuelas mixtas, que son voluntarios y se ofrecen en igualdad de condiciones. Además, la Ley Que Ningún Niño se Quede Atrás de 2002 respalda las clases y academias innovadoras para un solo sexo. La senadora Hillary Rodham Clinton, que presentó la disposición con la senadora Kay Bailey Hutchison, explicó : "Sabemos que las escuelas y clases diferenciadas por sexos pueden ayudar a los jóvenes, niños y niñas, a mejorar sus logros".


Los críticos de la educación diferenciada por sexo no pueden afirmar razonablemente que es ilegal; pero sí pueden argumentar que debería serlo. Para ellos, las escuelas de niñas y niños son como una segregación racial. Pero la raza y el sexo son diferentes, como ha enfatizado la Corte Suprema y como reconoce la mayoría . La segregación racial obligatoria degrada a los seres humanos y excluye las perspectivas de vida. La educación diferenciada por sexo se elige libremente y ha ayudado a millones de alumnos a prosperar intelectual y socialmente. Los niños y las niñas, tomados como grupos, tienen mucho en común pero también tienen intereses, propensiones y necesidades diferentes. Ninguna persona sensata piensa en Camp Fire Girls o Boy Scouts como un apartheid de género.


La escolarización diferenciada no es para todos, pero es legal y no se puede comparar con la segregación racial.


La educación de un solo sexo no es para todos. Pero puede ayudar a algunos estudiantes a estar más atentos y ser más completos. Las niñas no pueden dejar que sean los niños los que disequen la rana, y los niños no pueden dejar que sean las niñas las que editen el periódico escolar. Cuando un estudio británico de 2007 comparó los resultados de vida profesional de miles de graduados de mediana edad de escuelas diferenciadas y mixtas, encontró que los "estereotipos de género" se "exacerbaron" en las escuelas mixtas y "moderaron" en las escuelas diferenciadas. En las escuelas de un solo sexo, los hombres tenían más probabilidades de centrarse en el lenguaje y la literatura, y las mujeres en las matemáticas y las ciencias. Y para las niñas, "la escolarización diferenciada por sexo estaba vinculada a salarios más altos".


La investigación sobre la educación diferenciada por sexo dista mucho de ser concluyente. Pero la opción ha producido muchos éxitos alentadores en el sistema público, especialmente en los distritos más pobres donde los padres carecen de los recursos para enviar a sus hijos a escuelas privadas de un solo sexo. La educación estadounidense hoy necesita más opciones, no menos.

Christina Hoff Sommers es investigadora residente del American Enterprise Institute. Sus libros incluyen " Who Stole Feminism? " Y " The War Against Boys ".


En The New York Times, el 6 de septiembre de 2016


Foto: Multimedia de Wix. Clase de computación

¿QUIERES ESTAR AL DÍA?

Recibe novedades mensuales de Be.Different

  • Negro del icono de YouTube
  • Twitter
  • Instagram

© Be.Different 2020