Una apuesta con «mucha demanda, donde hacen muy bien el trabajo»

«Por desgracia hay ganas de estropear lo que funciona»


En Cataluña exigen a las escuelas diferenciadas a dejar de serlo para que se les renueven los conciertos.


Carles Ros ha probado los dos modelos en la educación de sus hijos: la escuela mixta y la diferenciada. «Estábamos muy contentos, pero después de la etapa de Infantil quisimos apostar por la escuela diferenciada, porque yo estudié once años en Bell-lloc y guardaba muy buen recuerdo».


Ahora, sin embargo, confesa que le ha dolido que «por cuestiones ideológicas se haya tomado esta decisión». En este sentido, Ros lamenta que «por desgracia hay ganas de estropear lo que funciona y no querer arreglar lo que no funciona». «¿Qué problema hay en que los padres puedan escoger qué educación quieren para sus hijos?», reivindica, a partir de donde apela a la libertad. «Quien no esté de acuerdo en que no lleve a sus hijos, pero poder escoger qué modelo educativo quieres para tus hijos es una cuestión de libertad». Además, sentencia, es una apuesta con «mucha demanda, donde hacen muy bien el trabajo y con muy buenos resultados».


En un contexto en el que «Cataluña se sitúa a la cola de Europa en resultados académicos», lamenta que se «fuerce» a «renunciar a un modelo que funciona y que hace muchos años que existe», a partir de donde añade que «en Inglaterra incluso hay escuelas públicas diferenciadas».


Ros defiende que «por mucho que se quiera tender a igualar, los chicos y las chicas tienen necesidades académicas diferentes». En este sentido, sostiene que «las chicas quizás van más flojas en matemáticas o ciencias, y en cambio los chicos necesitan prestar más atención a la parte artística o al teatro». Y es que Ros recuerda que en Bell-lloc los alumnos hace más de tres años que interpretan un musical, «que quizás si hubiera chicas les habría dado más vergüenza». En este sentido, afirma que estas escuelas «permiten atender mejor las necesidades específicas de los chicos y de las chicas», a partir de donde sostiene que «las chicas salen muy bien preparadas de Las Encinas en materia científica y tecnológica y muchas acaban cursando carreras de ingeniería».

Fomento del liderazgo

En Estados Unidos, señala, hay «grandes progresistas como la periodista Oprah Winfrey que defienden el modelo de escuela diferenciada porque aseguran que favorece el liderazgo de la mujer, que permite que se eduque en un ecosistema del que sale reforzada».

Ros apunta a un aspecto polémico: el fomento o no de la «distracción». En este sentido, afirma que «cuando tienes 15 años casi todo el mundo preferiría que en la escuela hubiera chicos y chicas, es muy normal y aún más en el momento actual», a partir de donde señala que «quizás en las escuelas mixtas hay mucho peligro de que los alumnos se despisten». Defiende que en el modelo de escuela diferenciada «hay menos distracciones y los estudiantes están más por lo que tienen que estar: la clase». Además, añade que «cuando salen de la escuela se comunican igual de bien con todo el mundo y sus grupos de amigos son mixtos».


 

Fuente: «Per desgràcia hi ha ganes d’espatllar el que funciona», Diari de Girona, 19 de febrero de 2022

Foto: VAL.papers

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo